Uno de los principales objetivos de cubrir o cerrar una piscina es minimizar los gastos energéticos y de mantenimiento que acompaña a estas instalaciones, para lo cual recomendamos el uso de cobertores o mantas térmicas. Sin embargo, no todas presentan la misma facilidad de uso, siendo mucho más prácticas aquellas que presentan sistemas automáticos de cobertores.

Seguridad y facilidad de uso

Las mantas térmicas son una herramienta muy eficaz para conseguir una climatización óptima en la piscina, así como para ahorrar en productos químicos, lo que supone una ventaja económica y para el medio ambiente. Sin embargo, el proceso de colocar y guardar esta lona puede resultar laborioso y tedioso cuando se hace de forma manual.

En este sentido, los sistemas automáticos de cobertores para piscinas suponen una gran revolución en el sector, ya que permiten activar el proceso de extender y recoger la manta con solo apretar un botón, sin necesidad de seguir haciéndolo manualmente. Esto permite tanto ahorrar tiempo como prescindir de personal encargado de esta tarea.

Por otra parte, los sistemas automáticos de cobertores también marcan la diferencia con respecto a otros productos en cuanto a seguridad, ya que soportan el peso de un adulto sobre su superficie sin llegar a hundirse, como hacen otras lonas. Esto evita que se produzca un accidente ante la caída accidental de mascotas, niños y ancianos.

Máximas garantías

Nuestras cubiertas META (Manta Extensible Térmica Automática) están dotadas de este sistema automático y están disponibles para piscinas de cualquier tamaño, desde particulares hasta grandes instalaciones deportivas. Y además de ofrecer un gran valor añadido por las características ya explicadas, este producto resulta ideal por otro tipo de ventajas:

  • Ahorro térmico de hasta el 60% del suministro utilizado para la calefacción del agua, lo que convierte a la cubierta en un elemento indispensable para piscinas climatizadas, ya que a diferencia de otras mantas, META cubre prácticamente toda la superficie y evita fugas de calor. Esta medida es especialmente importante de llevarla a cabo en zonas de sequía.
  • Ahorro en mantenimiento. Al evitar la caída de hojas y otras partículas sobre la superficie del agua, así como que la incidencia del sol provoque la proliferación de algas y materia orgánica, se necesita un menor uso de productos químicos para su limpieza y tratamiento.
  • En cumplimiento con las normativas. Por un lado, la normativa RITE (Reglamento de Instalaciones Térmica en los Edificios) establece las medidas que deben tomarse contra las pérdidas de calor del agua por evaporación durante el tiempo que estén fuera de servicio. Y por otro lado, las normativas de algunas Comunidades Autónomas obligan a su uso en instalaciones públicas y comunidades de propietarios. Nuestros productos garantizan completamente el cumplimiento de estas normativas en materia de ahorro y seguridad.

Además de recomendarse utilizar cubiertas para piscinas con sistemas automáticos como medida de ahorro de tiempo y otros recursos, también se aconseja su uso como complemento a la bomba de calor, ya que reducirá su trabajo de forma importante. De esta forma no solo ayuda a reducir la factura y a llevar una gestión más eficiente, sino también a alargar la vida útil del aparato.

Como puedes ver, los sistemas automáticos de cobertores son una herramienta rentable y necesaria para reducir los costes que acompañan al mantenimiento de una piscina, al mismo tiempo que garantiza la máxima calidad y durabilidad, así como un uso fácil y sencillo.