Que la Navidad es una época del año que nos invade todos los sentidos no es ninguna novedad. Centros comerciales, agencias publicitarias y la propia sociedad del consumismo se encargan de recordarnos que todo lo que hay que comprar, lo que hay que comer y lo que hay que abrigarse estas fechas.

Sin embargo, muchas personas no están de acuerdo en pasar frío y cada vez más aumentan los viajes y experiencias atípicas navideñas en busca de nuevas formas de despedir el año… ¡bajo el agua! Desde instalar cubiertas para piscinas hasta celebrar el Año Nuevo en un jacuzzi de Laponia bajo auroras boreales son algunas de las opciones acuáticas más navideñas y más modernas.

 

Navidad no es sinónimo de frío

El período navideño corresponde climatológicamente con el denominado “solsticio de invierno”, es decir, ese instante en que la posición del Sol en el cielo se encuentra a la mayor distancia angular negativa del ecuador celeste. Se produce el 21 de diciembre y supone la noche más larga… en el hemisferio Norte. En el Sur, al contrario, es la noche más corta porque allí es verano.

Generalmente asociamos la navidad al frío porque estamos situados en el hemisferio Norte y se ha ajustado la fecha en el calendario cristiano coincidiendo con nuestro invierno. Sin embargo, esto no es así en otros países cristianos del mundo situados bajo el Ecuador. Allí es pleno verano y la Navidad, si bien también viene acompañada de compras y muérdagos rojos y verdes, las prendas que se ven por las calles son más trajes de baño que abrigos. Por tanto, para sus habitantes la Navidad no es sinónimo de frío y se celebra con crema solar, mojitos y bajo el agua.

navidad en la playa

Planes para celebrar la Navidad bajo el agua

Si deseas cambiar de aires y dar la bienvenida al año en pleno verano, un plan ideal es visitar cualquier país de Latinoamérica. Si estás cerca de la costa, verás que una de las tradiciones allí es hacer fiesta en la playa. En países como Brasil, por ejemplo, es mundialmente conocido el festival de fuegos artificiales que se produce en ciudades como São Paulo o Río de Janeiro y, después, la avalancha de personas que acude vestida de blanco a bañarse en la playa.

aurora borealPor otro lado, si no puedes evitar relacionar la Navidad con el frío, existen opciones para usar bañador aunque el termómetro marque bajo cero grados centígrados. Muchas agencias de viajes organizan tours por países escandinavos para pasar estas fechas rodeados de renos, muñecos de nieve y auroras boreales.

Este mágico fenómeno meteorológico puede verse en el norte de estos países y es un reclamo para parejas el hecho de poder sumergirse en un jacuzzi burbujeante y cálido rodeado de nieve y bajo las asombrosas luces de la noche boreal.

Aún así, no hace falta salir de casa para disfrutar de una Navidad acuática y acogedora. Instalar cerramientos o cubierta para piscinas en nuestra casa puede ser la opción ideal para mantener la temperatura de la piscina durante todo el invierno. De este modo, no sólo reciclamos agua al no vaciar la piscina, sino que también ahorramos en productos químicos de mantenimiento. Y con tantos gastos navideños, tener un espacio cálido bajo un cielo estrellado para toda la vida es una de las mejores formas de decir Hola al nuevo año que viene, brindando en nuestra piscina.

cubierta para piscina